Resultados de las pruebas de inteligencia. 

En mayo de 2013 la página web "Journal des femmes.com" publicó una entrevista a Arielle Adda, psicóloga especialista de la superdotación. El artículo trata de los resultados del WISC IV, prueba de inteligencia para los niños. 

 

El buen uso de los tests de inteligencia 
Después de haber pasado una prueba de inteligencia para detectar la «precocidad de su hijo», usted se pregunta ¿cómo interpretar los resultados? Enfoque de Arielle Adda (psicóloga).
Tendríamos tendencia a pensar que un test, como es una medida objetiva y científica, se basta en sí mismo por los números que da. Ahora bien, numerosos padres se encuentran igual de perplejos e indefensos frente a estos números que no les traen las informaciones que esperaban. 
Estos números, estas abreviaturas, estos porcentajes y, de vez en cuando, estas «edades mentales» atribuidos a cada item les dan vértigo: su hijo trabaja mal, no siempre tiene amigos, no está bien. Saberlo más dotado que la media procura un breve consuelo, sin más. 
 «¿Y ahora, que hacemos?» es la pregunta más frecuente: las hojas y comentarios que contienen no constituyen la guía que se esperaba. 
Los resultados no están muy a menudo dados únicamente bajo esta forma codificada: los informes son explícitos, pero, a veces, el conjunto no da todas las claves esperadas. 
Conviene, en primer lugar, saber descifrar estos resultados: hablamos del WISC IV porque es el test más utilizado. 
Se compone de 4 escalas cuya media estadística da un último número: el de la escala completa ; hablando de los niños dotados, se dice a menudo que no es posible calcular esta escala completa a causa de la disparidad de puntuaciones. 
Esta heterogeneidad debe ser tomada en consideración cuando se trata de una diferencia importante entre la escala verbal y el razonamiento perceptivo, la diferencia es menos significativa cuando se trata de «Velocidad de Procesamiento». No se puede decir «su niño no es ‘‘precoz’’» únicamente porque obtiene una puntuación baja a este última escala. 
A Jean Charles Terrassier le gusta decir que un niño que obtiene una buena puntuación en esta escala no es a lo mejor dotado, como es un éxito inhabitual . Es, claro, una broma que alegra a los psicólogos siempre sorprendidos al ver algunos niños dotados de una admirable velocidad de pensamiento (suspirar, soñar, mostrar todas las señales de un agobiante sufrimiento) y trabajar al ralentí cuando se trata de copiar signos infantiles durante dos minutos que deben parecerles dos horas. 
Este grafismo calamitoso sirve efectivamente a veces para rechazar una aceleración de curso. No debemos dudar si pedir ayuda a un grafoterapeuta para remediar este defecto insalvable y sobre todo para desdramatizar esta dificultad en trazar letras hermosas por parte de una mano aún infantil y lenta mientras que el pensamiento va más rápido. 
Por contra, en cuanto a la Comprensión Verbal, no es raro que el niño dotado alcance o incluso sobrepase la puntuación más alta obtenida por los niños de su edad. De momento, no es posible crear un test aún más selectivo porque pocos niños consiguen a estos resultados. 
No se trata de una casualidad, no es porque un niño al oír manejar la lengua con soltura en su entorno, obtendrá una puntuación alta : todos los niños inmersos en ese tipo de entorno no alcanzarán estas puntuaciones. Por otra parte, vemos a algunos quienes, horrorizados al escuchar destrozar un lenguaje, se esfuerzan, desde una edad muy temprana, en manipularlo con elegancia y corrigen a sus padres. 
No es una destreza de papagayo como lo podríamos pensar, sino un real talento para expresar su pensamiento con toda su sutilidad: el humor está relacionado con esta habilidad. 
La búsqueda de lo estético empieza temprano y se aplica a todos los campos, en particular el lenguaje.  
Los resultados por el ‘’Razonamiento Perceptivo‘’ son mucho más aleatorios. 
Si la puntuación de los «Cubos» es más débil, esta bajada puede indicar dificultades en representar mentalmente una situación, con las consecuencias que podemos imaginar en matemáticas. 
Los niños inteligentes saben vivir con sus debilidades, por lo tanto no aparecen rápidamente y es en ESO cuando empiezan a tener dificultades, para el más grande asombro de su entorno familiar. 
Esta dificultad especÍfica debe ser tomada en consideración, no desaparece sola. Diferentes técnicas se pueden aplicar : reeducación psicomotriz, si está asociada con una torpeza motora, gestión mental para aprender a formar eficaces representaciones mentales con el fin de memorizar las lecciones, de organizar sus conocimientos y elaborar planes de trabajo. 
Los niños particularmente emotivos pueden fracasar en los «Cubos» porque no logran a colocar rápidamente un cubo en la posición que conviene: se acongojan, manipulan estos cubos sin más sentido crítico ni razón y es una catástrofe. Constatan con lucidez este desastre, pierden el ánimo, pero no presentan reales dificultades de orientación en el espacio. De vez en cuando, se trata de una mala coordinación óculo-motriz, que puede igualmente ser tomada en consideración en motricidad o después de una consulta con un oftalmólogo que identificará específicamente el problema. 
Una puntuación más baja en los «Cubos» no debe ser tomada nunca a la ligera, lo que no significa que indique necesariamente una debilidad real, porque una emotividad demasiado pertubadora no lo sea realmente. 
En cuanto a los dos otros items, los niños dotados tienen el riesgo de no dar todo lo que pueden: acostumbrados a encontrar rápidamente respuestas, no piensan en profundizar en su reflexión, se sienten entonces muy rápidamente perdidos y dan respuestas al azar, o bien tienen la sensación de ya no saber como dirigir su razonamiento, porque ya no funcionó como de costumbre, es decir sin gran esfuerzo de su parte. 
Los resultados de Memoria de trabajo son a veces un poco bajos: los niños dotados recuerdan con tanta facilidad datos que tienen la sensación de que se fían a esta calidad y no piensan en utilizar técnicas de memorización, con lo que fracasan muy rápido, lo cual les sorprende. 
Algunos ven un reto que sería agradable que aceptar, sus resultados son entonces destacables.. 
Este artículo pareció quizás austero y sin interés a muchos, pero quise escribirlo por el número considerable de llamadas que recibí, que pedían aclaraciones a propósito de los tests. 
Que puedan los lectores encontrar en ese artículo como entender aún más sus niños dotados a las mil facetas centelleantes y que no se podría reducirles a solo algunos números, por altos que sean.

Leer el artículo original 

 

Arielle Adda es la autora de "Niños superdotados: la inteligencia reconciliada"


Écrire commentaire

Commentaires : 0