¿Cómo saber si tu hijo es superdotado?

Hoy el 7 de noviembre de 2014 se publicó en la página web tribunavalladolid.com un artículo "llamado "¿Cómo saber si tu hijo es superdotado?". 

Muchos artículos de periódicos pretenden tratar este tema, con títulos parecidos, pero este alude a algo que no vi a menudo (a no ser que no tenga memoria, lo que es posible ): el artículo nombra los diferentes tests existantes que se utilizan para la valorización del   individuo. Ya no se habla sólo de "tests de inteligencia" sino de WAIS, matrices de Cattel y Figura de Rey. 

Pero aún más. El artículo nombra los tests para el análisis de la personalidad como el test de Rorschach y el test Z, lo que me parece rarísimo. En general, los artículos sólo hacen referencia a los tests "de inteligencia" y el C.I y olviden que los superdotados son antes de  todo personas con su experiencia, con su personalidad. 
Una evaluación completa para determinar si el niño es superdotado consta de dos partes: una evaluación intelectual, que permite aproximarse a la inteligencia y a los recursos cognitivos disponibles, y una exploración de la personalidad, para comprender la organización afectiva y apreciar el equilibrio psicológico de esa persona. Lo único que hay que tener en cuenta cuando se aplican estos test es que antes de los seis años no se puede diagnosticar a un superdotado, por lo tanto, hasta entonces, los test no son fiables. Algunos de estos test son: 

1. Test para la inteligencia y el funcionamiento intelectual. Realizar estos test es una manera de poner a prueba las capacidades de los niños en determinados campos y hacerse una idea de lo que es capaz de conseguir, resolver y comprender. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los resultados no pueden confundirse nunca con un diagnóstico. 

- El WAIS (Wechsler Adult Intelligence Scale). 
- Las matrices de Cattel. 
- La figura de Rey o el D48. 

2. Test para el análisis de la personalidad. Para analizar la personalidad del niño superdotado o con alta capacidad, los test más efectivos son los denominados proyectivos, que se encargan de proyectar una parte de la personalidad a través de las imágenes propuestas: 

- Test de Rorschach: conocido como el test de las manchas de tinta. Este test nos indica el funcionamiento psicoactivo y nos descubre la existencia de determinadas fragilidades psicológicas. 
- Test Z: este test desarrollado por Zulliger es una versión más corta, que sigue los mismos criterios que el anterior, y proporciona también una serie de interpretaciones útiles para un posterior diagnóstico.


Por fin, el artículo explica cual es el comportamiento que cada uno debe tener frente a la valorización del niño, que sea el niño, el padre o ¡los PROFESORES
Me alegro que se haga referencia a estas personas muy importantes en el desarrollo del niño superdotado. Su comprensión del tema es necesaria para que el niño superdotado viva su escolaridad de manera tranquila. Los profesores deben ser el socio de los padres de los niños Cebras. 
¿CÓMO ACTUAR? 

- El hijo superdotado. El primer paso es explicarle al niño que es superdotado teniendo en cuenta, ante todo, que es un niño. Es el momento de transmitirle confianza para que crea en sí mismo, sin embargo, habrá que recordarle que esta condición no supone ser necesariamente mejor que los demás niños. 

- Los padres del niño superdotado. En algunos casos, los padres de niños superdotados esperan más de lo que los niños pueden dar. Normalmente, los niños de altas capacidades son niños muy sensibles que, por lo general, dudan de sí mismos y necesitan que alguien refuerce su confianza a través de la gratificación. En este sentido, hay que recordar que, el hecho de que sean niños de altas capacidades no es sinónimo de que no necesiten ayuda: educarles y enseñarles requerirá un esfuerzo constante por parte de los padres. 

- Los profesores del niño superdotado. El centro educativo tiene que tener en cuenta que un niño superdotado, en algunas ocasiones, debe saltarse algún curso, no para acabar antes la etapa escolar, sino para adecuar su nivel de inteligencia a unos objetivos acordes, con unos aprendizajes más complejos. Es la mejor medida para evitar el aburrimiento y los consiguientes problemas de actitud o desinterés.


Obviamente, se podrían añadir muchas cosas, pero creo que este autor conoce mucho mejor el tema que ciertos periodistas, y a mi me parece agradable no leer cosas como "Tiene 11 años y a su corta edad cuenta con un Coeficiente Intelectual (CI) mayor de 140 puntos". Así que ¡Gracias! 

Écrire commentaire

Commentaires : 0